Orfeón Jacetano
Usuario: Contraseña:

Tomás Asiaín Magaña, nació en Tudela en 1923, y falleció en la misma localidad en 1989. Fue uno de los mas prestigiosos músicos navarros de la segunda mitad de siglo, destacando su labor como compositor y director de coros y bandas militares.

A los 15 años debutó como clarinetista en la Banda municipal de Tudela, y tres años mas tarde ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza, perfeccionando sus estudios de clarinete. Aprobó, en 1943, las oposiciones para sargento-músico, y al año siguiente obtuvo la plaza de requinto de 1ª, ascendiendo a brigada-músico. En su nuevo destino de Madrid, ocupó la plaza de músico de 1ª en la Banda de la Academia Auxiliar Militar, y siguió sus estudios musicales de grado superior, en las especialidades de Armonía, Contrapunto, Fuga y Composición, obteniendo el título de Composición por el Conservatorio de Madrid.

Más tarde, influido por la música de Falla y por la gran amistad que le unía a Jesús Gurídi, compuso sus primeras obras importantes; destacando la "Suite de las Tres Danzas", concebida para ballet y escrita para Orquesta Sinfónica.

Fue destinado a Jaca en ese mismo año, y además de dirigir la Banda del Regimiento de Cazadores Galicia 64, se hizo cargo de la "Schola Cantorum" del seminario jaqués, y organizó un coro de estudiantes en el Instituto de bachillerato "Domingo Miral", con el que llegaría a obtener en cinco ocasiones el primer premio del "Concurso nacional de coros polifónicos", organizado por el Ministerio de Educación y Ciencia.

En 1962 fundó el Orfeón Jacetano, siendo director del mismo durante 19 años, y cosechando numerosos éxitos, mientras mantenía su labor de compositor de piezas para coros y bandas. En su periodo jaqués escribió mas de veinticinco obras de estilos variados, desde la "Jota Oroel" y la "Serenata Altoaragonesa" al villancico cheso "Pastós y Zagalas"; la canción de cuna "Aduérmete" o el "himno del Festival".

Trabajó dos años en la recuperación de la "Misa de Sallent", y como músico castrense compuso la célebre pieza "La Muerte no es el final", declarada marcha oficial a los caídos.

Su época de director de coro mereció los mayores elogios de la crítica nacional, logrando en seis ocasiones el premio nacional de coros, cinco de ellas con el Instituto de Jaca, y una mas con el Instituto "Navarro Villoslada" de Pamplona. Asimismo con el Orfeón Jacetano obtuvo durante tres años el primer puesto del certamen de Ejea, y varios premios en Tolosa y Torrevieja, recibiendo en 1974 el galardón del Conservatorio de Música de Zaragoza a la mejor coral de Aragón.

El Ayuntamiento de Jaca le concedió el "Sueldo jaqués" por su aportación a la ciudad altoaragonesa, y previamente, en 1971, el Estado austríaco le había premiado con su máximo galardón musical, la medalla "Johan Strauss".

volver

Página Oficial del Orfeón Jacetano creada por Alejandro Bescós